La influencia de la Alimentación en nuestro rendimiento laboral

“Solemos dedicar mas tiempo a la sobremesa digital que a nosotros mismo”

Sonia Morillo, Coach Nutricional

¿Alguna vez te has parado a pensar si la alimentación tiene alguna relación con la toma de decisiones?

Muchas veces cuando algo nos importa y estamos indecisos o tenemos que tomar una decisión importante, procuramos hacerlo de manera tranquila para no tener que arrepentirnos al día siguiente y consultarlo con la almohada, como se suele decir, aunque no siempre es así. En el mundo de hoy en día, vamos a mil por hora y poco tiempo tenemos para pensar y terminamos tomando decisiones inmediatas.

Y aunque pudieses dudarlo, la alimentación tiene mucho que ver. Ya que tiene el poder de influir absolutamente en nuestra energía, nuestras emociones, la digestión, el sistema hormonal, el tránsito intestinal, las defensas, el humor, las relaciones, en la piel… ¡en todo!

Y no solo eso, influye también en la concentración y en la respuesta que obtendremos frente al estrés o por el contrario, en la dispersión y la memoria.  Tanto nuestros procesos vitales como nuestra actividad cerebral requieren de grandes aportes de energía.

La energía para emprender, para dedicarse a un negocio o para liderar; requiere altas dosis de motivación, de valor y decisión. Y para decidir, a veces con un sí y otras con un no, es necesario tener salud y bienestar  y la alimentación es un pilar muy importante junto con el descanso y el deporte.

Si nos fijamos un poco, en repetidas ocasiones,  cuando estamos emprendiendo, liderando o en momentos con mucho trabajo y estrés, tenemos la sensación de que nos falta tiempo, que no llegamos a todo y por eso inconscientemente comemos más rápido, y desequilibrado.

Nos quejamos de todo por estar agotad@s y no llegar a…, a veces no sabemos ni dónde queremos llegar. Por lo tanto nos decimos “no tengo tiempo” y acabas recurriendo al sándwich, al bocata lleno de colesterol y al refresco, mirando las redes sociales y escribiendo en el WhatsApp al mismo tiempo o trabajando delante del ordenador… en definitiva súper desconectad@s de nosotros mismos y nuestras necesidades, sin prestar atención a como nos sentimos, a nuestra respiración, a saborear cada bocado, a masticar.

Comer y trabajar al mismo tiempo nos desconecta totalmente de nosotros mismos y reduce nuestra productividad.

Comemos en 15 min y al mismo tiempo hemos estado haciendo otras cosas, nos quejamos de no tener tiempo y le dedicamos muchos momentos a sobremesas digitales prolongadas en una vida que justamente se queja por la carencia de tiempo ¿Qué te dice todo esto?

¿Porqué en aquellos momentos en los que el cerebro tiene que darlo todo, le damos el peor de los combustibles? ¿Qué rendimiento crees que obtendrás? Ahí dejo la respuesta para cada uno.

La alimentación puede ser nuestro mayor amigo o jugarnos en contra, ya que nos puede ayudar a potenciar la concentración, la energía, el foco y el estado de ánimo.

Continuamente estamos con mal humor, estrés, con ánimo depresivo, desgana, tristeza y esto tiene relación con la alimentación.

Y te digo algo, que si la respuesta en tu cabeza es: NO TENGO TIEMPO es lo mismo que decir NO TENGO GANAS DE SALIR DE MI ZONA DE CONFORT y ahora decidme, ¿Cuánto tiempo le dedicáis al WhatsApp? ¿Al Fecebook? ¿A Instagram? ¿Navegando sin rumbo?

Por lo tanto, la respuesta acertada sería decir “No tengo tiempo de No alimentarme bien y esto es muy importante”. Podríamos decir que desconfío de un emprendedor que no tiene tiempo para alimentarse bien; el tiempo es dinero. ¿Cuánto vales tu? ¿Qué valor te das a ti mismo? ¿Dónde destinas tu tiempo?

Para mantener un cuerpo saludable, principalmente parte por llevar una buena alimentación. Existen alimentos que nos ayudan a no solo que el cuerpo funcione mejor, sino que la mente rinda más y mejor junto con el descanso, la respiración  y el ejercicio físico. El comer aguacate, semillas, frutos secos, arándanos, algas, fermentos, plátano, cereales integrales, pescado azul… hará que tu cuerpo esté saludable y rinda mejor.

Aquí te dejo 5 claves para ser más inteligente:

  1. Cuida tu alimentación
  2. Conócete y redescúbrete
  3. Haz alguna actividad física, practica yoga…
  4. Permítete un tiempo de “no hacer”
  5. Medita, respira, practica mindfulness…
Hacer pausas durante la jornada de trabajo, nos permite relajarnos y ser mas productivos.